Sígueme también en:
Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos en YouTube Siguenos en Blogger

lunes, 8 de enero de 2018

Agitador magnético y calefactor de BANGGOOD
















Mis redes sociales:
1. Agitador magnético
2. Contenido
3. Características
4. Montaje del soporte del termómetro
5. Poniendo a prueba la máquina: Hacemos un lote de biodiesel
6. Mi opinión final
7. El vídeo



1. Mezclador magnético

Ha llegado a mi casa un paquete de la casa Banggood.

Se trata de un agitador o mezclador magnético para preparar disoluciones, especialmente aquéllas que son difíciles, lentas y pesadas de preparar. Por ejemplo, el sulfato de cobre es difícil de disolver en agua. Puedes pasarte media hora o más con una cuchara o similar dando vueltas a mano para disolver unos gramos de sulfato. 

Esta máquina hará el trabajo por nosotros mientras nosotros nos podemos dedicar a otra cosa.






Otro tipo de trabajo que hace esta máquina es provocar agitación en un recipiente conteniendo algunas sustancias. Hay casos en que no es suficiente con que dichas sustancias estén mezcladas en un recipiente: Hay que agitar mecánicamente para que la reacción química tenga lugar.



Esta máquina también proporciona calor en su bandeja o plato base, pues algunos procesos necesitan ser hechos a cierta temperatura, de modo que el recipiente que reposa sobre esa bandeja se calienta. Tiene un mando giratorio para regular el calor, que podemos dosificar desde un mínimo hasta unos respetables 350ºC. 

Ojo con las manos y las quemaduras, este equipamiento no es un juguete...




2. Contenido


En la foto sobre estas líneas vemos el contenido del paquete recibido:

1. Unidad principal del mezclador-agitador
2. Brazo soporte para el termómetro
3. Imán con cobertura de teflón con fusible de repuesto
4. Cable de red con toma de tierra
5. Adaptadores para el cable de red
6. Manual de instrucciones y especificaciones



3. Características

Modelo: SH-2
Alimentación: 220V (Existen modelos para 110V)
Temperatura: Ajustable, hasta 350ºC  (180W)
Agitación: Velocidad desde 100 hasta 1600 rpm
Brazo para sujetar un termómetro
Tamaño de la bandeja: 120 x 120 mm
Máximo volumen de líquido a procesar: 2000 ml (2 litros)



4. Montaje del soporte del termómetro

A veces es necesario monitorizar la temperatura de un proceso poniendo un termómetro sumergido en el líquido. Para tal fin, este equipo incluye un brazo para sujetar ese termómetro y permitir que se sumerja en el líquido y así medir la temperatura.

Este brazo viene desmontado y consta de cuatro partes. En el vídeo muestro como se monta, en unos segundos


Anclaje en la unidad principal para el brazo del termómetro




5. Poniendo a prueba la máquina: Hacemos un lote de biodiesel

Ya tenemos a punto el mezclador

Vamos a ponerlo a prueba, con una tarea que le va a exigir las tres cosas:

- Preparar una disolución
- Provocar agitación continua en un líquido
- Suministrar calor

Esa tarea va a consistir en hacer un pequeño lote de biodiesel, un combustible alternativo al diesel o gasoil, hecho con aceite vegetal, del que usamos para cocinar, incluso ya usado y requemado. Mediante un sencillo proceso convertiremos ese aceite usado que es un residuo en un magnífico combustible ecológico.

PRIMERA TAREA: Preparar el metóxido sódico
Hay que disolver una pequeña cantidad de sosa cáustica (hidróxido sódico) en alcohol metanol, que será el reactivo que convierta el aceite en biodiesel.

Pero hay un problema: Esta solución es harto pesada y penosa de hacer a mano, podríamos estar horas y horas disolviendo a mano, y mientras tanto se nos evaporaría el metanol (es muy volátil).

Esta es una excelente ocasión para poner esta máquina a trabajar:

Ponemos en un frasco el metanol, la sosa cáustica y el imán agitador, lo cerramos (para evitar que se evapore el metanol) y lo ponemos sobre la unidad. Accionamos el agitador, regulamos la intensidad (velocidad) de agitación y lo dejamos funcionando hasta que la sosa cáustica se disuelva totalmente.


Sosa cáustica en metanol: Metóxido sódico. Ha llevado quince minutos de agitación continua


Pensaba que iba a tardar más, pero en aproximadamente quince minutos no quedaba rastro de sosa cáustica. Ya tenemos el metóxido sódico preparado. Detengo la agitación y retiro el frasco.

Por cierto, lo que hace la agitación es un imán como el de la foto siguiente. Con el equipo viene incluido un imán, pero yo he adquirido aparte un juego de 7 imanes de tamaño variado. Estos imanes van recubiertos de un plástico (teflón) que es resistente químicamente a ácidos, bases, disolventes y además soporta temperaturas de más de 200ºC



Imanes recubiertos de teflón: La pieza que realmente hace la disolución-agitación
























Bien, ya hemos hecho un trabajo de disolución, ahora vamos a completar este lote de biodiesel para pedirle a la máquina las otras dos tareas:

- agitación continua (mezclado)
- calefacción

Pongo encima del mezclador un tarro con aceite de cocina usado, previamente filtrado y deshidratado, activo la calefacción para mantener (de momento sin termómetro, a ojo) unos 50º-55ºC necesarios para la reacción química, introduzco en el aceite otro imán para agitar, y acto seguido activo la agitación.


Aunque el aceite es usado, se ve bastante limpio y transparente























Vierto sobre el aceite el metóxido sódico que preparé antes.

La mezcla se espesa repentinamente, es normal, esto ocurre sólo durante un momento, enseguida se vuelve más fluida. Mantengo la agitación durante media hora sin dejar de aplicar calefacción para mantener esos 55ºC


Nada más verter el metóxido sódico, el aceite se enturbia, cambia de color y se vuelve bastante espeso, pero esto sólo será un instante, enseguida cambia de color y textura (suponiendo que no hayamos permitido entrar agua en el proceso ya sea en el aceite, en el metanol, la sosa...)

























Tras media hora de agitación detengo la agitación y la calefacción. El biodiesel en bruto exhibe un color y una fluidez (foto siguiente) que indica que la reacción química se ha llevado a cabo satisfactoriamente.























A continuación dejo en reposo el frasco, y en el vídeo se puede ver como en apenas dos minutos (a cámara rápida apenas 30 segundos) se deposita en el fondo del frasco la esperada capa de glicerina, señal inequívoca de que la reacción ha salido bien. Debe cosecharse entre 1/6 y 1/5 de glicerina respecto del volumen total, y se puede apreciar que así ha sido. En las dos fotos siguientes, la glicerina en el fondo del frasco.


Glicerina posada en el fondo del frasco, en cuestión de 3-4 minutos tras parar la agitación


Otra foto al trasluz, la glicerina abajo; el biodiesel en bruto (sin lavar) arriba flotando























El biodiesel de las dos fotos anteriores no está aún terminado del todo para poder se utilizado en un vehículo, por eso se ve turbio cuando debería ser de una preciosa transparencia. Hacen falta aún tres procesos que escapan al cometido de este vídeo, y esos tres procesos serían:

- Lavado con agua, ya sean burbujas o niebla para eliminar impurezas (no todas se van con la glicerina, algunas quedan en el biodiesel)

- Deshidratado (aplicación de calor) para evaporar los restos de agua de los lavados anteriores. Esto hace que el biodiesel bien terminado adquiera una transparencia soprendente si se tiene en cuenta su origen: Aceite de cocina usado, requemado y bien oscuro

- Filtrado final previo al envasado o uso, para eliminar cualquier impureza que se haya captado durante el proceso. De todos modos, los vehículos tienen sus propios filtros, pero no está de mas ser cuidadosos, yo prefiero filtrar antes de envasar/usar.

Por si queréis ver la apariencia que debe tener un biodiesel bien terminado, es algo así como las siguientes fotos que corresponden a una muestra de biodiesel que hice en el año 2012 hace ya cinco años (cada lote que hacía guardaba una muestra):


Muestra de lote de biodiesel terminado el 27-7-2012
























Biodiesel transparente y limpio, listo para usar en un coche, camión, barco y hasta en un tren!
























La muestra de Biodiesel, al trasluz























Nota de seguridad: Tanto el metanol como la sosa cáustica son productos químicos a tratar con cuidado. El metanol es tóxico, irritante e inflamable. La sosa cáustica es igualmente tóxica y muy corrosiva. Ambos productos juntos, y además en formato líquido, son aún más peligrosos. Tratar con cuidado, con protección personal (guantes, gafas) y medidas de seguridad adicionales (extintor de CO2, grifo cercano para enjuagarse, controlar los utensilios y su limpieza...). Ni que decir tiene que éste es un experimento para adultos, y mejor si están familiarizados con estas cosas.

Por si queréis reproducir este experimento, aquí tenéis la receta detallada:





6. Mi opinión final

Pues está claro ¿No? xD

Me alegro mucho de haber hecho esta adquisición. Puede que no sea un artículo que vaya a usar todos los días, de acuerdo, pero habrá veces en que será muy oportuna y útil.

El manejo es sencillo, no precisa mantenimiento (quizás con el tiempo, dependiendo de los productos que usemos y el cuidado que le demos, la bandeja supongo que puede llegar a ponerse "fea" o incluso corroerse). Por eso recomiendo limpiar la bandeja después de cada uso.






7. El vídeo






Mis redes sociales:

martes, 2 de enero de 2018

fotolito para REGULADOR A.C. 3.8KW


Mis redes sociales:

1. Acerca de este circuito
2. Esquema y funcionamiento
3. Fotolito, esquema, lista de componentes, disipador...
4. El PCB terminado
5. Consideraciones sobre el disipador térmico del triac
6. Opcional: Termostato y ventilador
7. Prueba real del circuito
8. El vídeo
9. Toda mi colección de vídeos de Youtube


SUGERENCIA: Dónde comprar el TRIAC BTB16 de 16 amperios



1. Acerca de este circuito


Uno de los primeros circuitos útiles de mi serie de vídeos "Circuitos útiles" fue un regulador de corriente alterna 220V/125V que era capaz de regular casi 4Kw de potencia mediante un triac.

El circuito funciona, y muy bien. Todavía lo sigo utilizando como herramienta de trabajo en mi taller y en distintos experimentos (Fig.1)


Fig 1. Regulador AC 3800W
Sin embargo, hay algo que falta en aquél vídeo para facilitar las cosas a quienes deseen hacer ese circuito: Un fotolito, con el cual fabricar el PCB de forma fácil y sobretodo, segura, sin fallos. En aquél entonces hice el circuito de forma muy básica: Circuito pre-impreso de puntos y haciendo las "pistas" a base de alambres y soldaduras. Difícil de acometer por parte de muchos, y difícil de reparar en caso de avería.



A pesar de la relativa complejidad de elaborar un PCB con: Fotolito + insoladora + revelado + ácidos, una vez hecho el PCB, el montaje y las posibles reparaciones son incomparablemente más fáciles. Estamos hablando ya de un PCB con una calidad que nada tiene que envidiarle a un equipo comercial con marca y, a veces, incluso mejor.



2. Esquema y funcionamiento


Fig 2. Esquema del regulador AC 3800W
























En la figura 2 sobre estas líneas, el esquema del circuito regulador.

El componente principal, el triac, que es un semiconductor que conduce la corriente en ambos sentidos, siempre y cuando a su terminal puerta (gate) se le aplique una tensión adecuada. Una vez activado (disparado) el triac, éste conduce hasta que la corriente se interrumpa o la tensión disminuya de cierto valor (cosa que ocurre 100 veces por segundo en la corriente alterna doméstica al pasar por cero).

El momento en que se produzca el disparo del triac dependerá del nivel de carga del condensador C2, y eso a su vez dependerá del valor de resistencia del potenciómetro P1. A la izquierda del esquema se ven dos hipotéticas situaciones extremas: Potenciómetro P1 a mínimo y P1 a máximo. Se puede apreciar que el tiempo que permanece el triac conduciendo (zona sombreada) depende del momento de su disparo en cada semiciclo de la corriente.



3. Fotolito, esquema, lista de componentes, disipador...

Cinco enlaces de gran utilidad para montar este circuito:





4. El PCB terminado

En realidad, este circuito no me hace falta (ya tengo más de uno, pero hechos sin técnica de fotolito), así que lo he montado de principio a fin sólo para asegurarme 100% que el fotolito está libre de errores.


Fig 3. Regulador AC 3800W montado

























5. Consideraciones sobre el disipador térmico del triac

Había dos opciones para el disipador térmico:

1) Ponerlo integrado en el PCB, la solución que he adoptado

Mas sencillo y compacto. Si tienes que extraer este circuito para hacer una reparación, no tienes que andar desconectando cables ni conectores. Todo en una pieza, el volumen total ocupado es menor que si separas PCB y disipador.


2) Ponerlo aparte, fuera del PCB

En muchos equipos se adopta esta solución, puede que sea ventajosa en caso de disipadores realmente grandes, tales como amplificadores de audio potentes o fuentes de alimentación igualmente potentes, pero dado el pequeño tamaño de este circuito y el propio disipador, supone un inconveniente el tener que tirar tres cables desde el PCB hasta el triac, cables que además deben tener una sección apreciable pues está previsto que pasen casi 20 amperios en caso de regular 3800W



6. Opcional: Termostato y ventilador

En el circuitos útiles nº2 puse un termostato en el disipador térmico, y en serie con dicho termostato un ventilador de 220V apuntando hacia el disipador. Así, cuando el disipador alcanzara una temperatura por encima de 80-90ºC, el ventilador lo enfriaba.

Sin embargo, tal ventilador no se ponía en marcha. El disipador no se calentaba de forma notable ni siquiera consumiendo varios KW de potencia, por lo que en esa ocasión no he puesto esos elementos (pero sí he incluido en el fotolito la posición para tales elementos por si alguien, de modo opcional, desea incluirlos)

Esos tres elementos opcionales (fig.4) son:

- Conector de dos vías (CON4 en el esquema) para el termostato- Conector de dos vías (CON5 en el esquema) para el ventilador AC 220V
- Puente de alambre (Jumper) en el PCB


Fig 4. OPCIONES. Izquierda: Conectores previstos para termostato y ventilador. Derecha: Puente de alambre













7. Prueba real del circuito

Nada más terminado el PCB lo sometí a una batería de pruebas, en realidad, esa es la intro del vídeo, e hice funcionar varios dispositivos, en todos ellos se produjo la regulación de potencia de forma satisfactoria:

- Una lámpara de incandescencia de 100W

- Cuatro halógenos de 400W cada uno, en paralelo, en total 1.600W

- Una taladradora basada en un motor universal. La hice funcionar en vacío, de acuerdo, pero os aseguro que si se le somete a esfuerzo taladrando materiales duros, el regulador trabaja igualmente, pues la taladradora tiene 600W, muy lejos de los 3.800W que este regulador puede manejar. De hecho, utilizo habitualmente en mi taladradora un regulador parecido a éste.

En el vídeo comento lo poco (más bien nada) que se calienta el disipador usando una carga de 100W, la temperatura no aumenta ni un grado tras un rato de funcionamiento tal y como demuestra el tester configurado como termómetro. 

En definitiva, y a lo que interesa: 



El fotolito es OK 100%



8. El vídeo






9. Toda mi colección de vídeos de Youtube

En Youtube, una "lista de reproducción" es una colección de vídeos, normalmente de una misma temática. Para que puedas encontrar los vídeos que más te interesen según la temática, a continuación tienes mis listas de reproducción:











Mis redes sociales:

martes, 14 de noviembre de 2017

Alarma barométrica para BORRASCAS o MAL TIEMPO

















Mis redes sociales:

1. Presión atmosférica. Altas y bajas presiones. Buen y mal tiempo
2. Vamos a basar esta alarma en el "Buzo de Descartes"
3. Esta alarma funcionará a la inversa que el Buzo de Descartes
4. Materiales necesarios
5. Cómo hacer la alarma
6. ¿Cómo probar la la alarma?
7. Consejos para que no falle esta alarma
8. El vídeo
9. Toda mi colección de vídeos de Youtube



1. Presión atmosférica. Altas y bajas presiones. Buen y mal tiempo

Hay una Ley de Murphy aplicada a la medicina que dice así como:

Bajo condiciones rigurosamente controladas de presión, temperatura y humedad, el cuerpo humano se comporta como le da la gana.

Dejando bien claro que las cosas no son tan previsibles y los factores son tan numerosos y relacionados entre sí, que hacer una previsión no es nada fácil.

Algo parecido ocurre con la meteorología.

Se suele decir, no sin cierta razón, que las altas presiones acostumbran a llevar asociado el buen tiempo, esto es: Soleado, ausencia de viento y nubes, sin lluvia. Vamos, el día perfecto para una excursión.

También se dice que una baja presión lleva aparejada el mal tiempo: Lluvias con o sin rayos, viento y en general un tiempo inestable y revoltoso.

Pero esto no es siempre así y sería una simplificación absurda pretenderlo. 

No se puede establecer el tiempo con sólo la presión atmosférica, y mucho menos predecirlo. Hay muchos otros factores a tener en cuenta: Temperatura, viento (fuerza y dirección), presencia o no de masas de aire a diferentes temperaturas y alturas y el hecho de si se desplazan o no, humedad del aire, insolación, tipo de suelo, y también los valores de estas variables en altura, que no son los mismos que en superficie, y hay muchas más variables.

Un ejemplo de lo aparentemente caótica que es la meteorología es que, precisamente, suele haber buen tiempo (Sol, sin viento ni lluvia, calma) en una de las zonas con las presiones atmosféricas mas bajas que se conocen: El ojo de un huracán.


El ojo de un huracán, zona de muy bajas presiones, y sin embargo con una engañosa calma. A su alrededor, fuegos de artificio


A pesar de lo anterior, la afirmación de "alta presión = buen tiempo y baja presión = mal tiempo" suele ser una tendencia, por lo que propongo este experimento. 



2. Vamos a basar esta alarma en el "Buzo de Descartes"


Pipeta de farmacia, esto será "el buzo"

El buzo de descartes es un sencillo experimento para demostrar la acción de la presión. Consiste en una botella de plástico llena de agua. En ella se introduce un gotero o pipeta (se vende en farmacias, 0.70€) que previamente habremos llenado parcialmente con una cantidad justa de agua para que el gotero flote a duras penas.



A continuación se cierra la botella con su tapón

El gotero flota en la superficie del agua

Con la mano presionamos la botella, y el gotero se hunde, desciende hasta llegar al fondo de la botella, y allí permanecerá hasta que dejemos de presionar la botella, en cuyo caso el gotero asciende nuevamente hasta la superficie.


Experimento del Buzo de Descartes


Esto se basa en que al apretar la botella, aumentamos su presión interior

Esa mayor presión hace que entre más agua al gotero, empujando hacia arriba al aire (lo comprime), ahora hay más agua dentro del gotero, y como el gotero lo calibramos para que flote a duras penas, pues ahora se hunde debido a ese mayor peso del agua que ha entrado en su interior.

Cuando soltamos la botella, la presión disminuye a su valor inicial, el aire del interior del gotero que estaba ligeramente comprimido obliga al agua a salir del gotero. Ahora pesa menos... y vuelve a ascender, a flotar.


3. Esta alarma funcionará a la inversa que el Buzo de Descartes

Acabamos de ver que el Buzo de Descartes tiene dos estados:

1) Reposo: No hacemos nada, el buzo está arriba, flotando
2) Apretamos la botella: El buzo desciende

La alarma para mal tiempo está basada en este buzo, pero tenemos que hacer un cambio sencillo, pero muy significativo:

En vez de calibrar el gotero (llenándolo más o menos de agua) para que flote, lo vamos a calibrar para que se hunda. También aquí tenemos que ser exquisitamente precisos y llenar el gotero con el agua justa, y sólo la justa para que se hunda. No debe hundirse como un plomo, sino lo más suave posible, y esto exige una precisión de +/- 1 gota. 

Ahora el buzo no reaccionará al presionar la botella, muy al contrario: El buzo querrá hundirse pero... ya está en el fondo de la botella, así que no hará nada.

El funcionamiento ahora es a la inversa: En vez de apretar la botella deberíamos hacer una depresión, es decir, expandirla, y esto ya no es tan fácil. Pero si de alguna forma conseguimos hacer un pequeño vacío a la botella, el buzo subirá hasta la superficie. Y allí se mantendrá hasta que la botella vuelva a la presión que tenía.

Una de la formas de hacer un pequeño vacío sobre la botella sería introducirla en una campana de vacío, pero no es plan...

También, y esto es precisamente el propósito de este experimento, podemos esperar a que venga una buena borrasca con su baja presión y comprobar si sube el gotero o buzo. Pero no vamos a esperar a que "quiera" venir una borrasca, hay dos métodos mejores para probar si funciona nuestra alarma. Los veremos con más detalle en el punto 6

Lo importante es que esta sencilla alarma funcionará en el sentido de que el buzo subirá (flotará) cuando haya una baja presión (mal tiempo). Y volverá a descender cuando haya una alta presión (buen tiempo).

4. Materiales necesarios

Muy poca cosa:

- Una botella de plástico llena de agua (no vale una de cristal, pues no es flexible y por tanto será insensible a los cambios de presión). Me parece haber comprobado que las botellas de agua mineral son más sensibles debido a que son más endebles. Una botella de refresco que tiene que vérselas con elevadas presiones por el gas disuelto en la bebida es más recia, y parece menos sensible a los cambios de presión. Como contrapartida, los tapones de las botellas de refresco son más fiables y ofrecen un cierre con más garantía, más hermético, que una botella de agua mineral.

- Un gotero o pipeta. Lo más fácil y rápido es comprarla en una farmacia, pero también puedes obtenerla reciclando un frasquito de cuenta-gotas. En este último caso hay que romper el tapón (lo que puede ser algo arduo). De las dos opciones prefiero la de farmacia, parece mejor hecha y ofrece un sellado estupendo entre la perilla de goma y el tubito de cristal.

- Una jarra llena de agua para calibrar el gotero. Comprobar en la misma botella si el gotero se hunde o no es un poco desesperante porque extraer el gotero de la botella tiene su historia. En los casos en que he tenido que extraer el gotero de la botella he utilizado un alambre a modo de gancho y así no he necesitado vaciar la botella.


5. Cómo hacer la alarma

- Llenamos la botella de agua, dejando un pequeño espacio sin rellenar

- En la jarra de prueba llenamos parcialmente el gotero con agua, lo introducimos en esa jarra. Debe hundirse, pero debe hundirse con timidez, no decididamente, no como un plomo.

Si flota: Tomar más agua con el gotero

Si se hunde muy rápido: Vaciar gotas para que pese menos.

Después de todas las pruebas que hagan falta, conseguiremos que el gotero se hunda despacio, sin mucha prisa. 

Ese es el punto óptimo

Tomamos el gotero y lo metemos en la botella. Mucho ojo en esta operación: Debemos tomar el gotero con sumo cuidado sin apretar la perilla de goma para no extraer involuntariamente ni una gota de agua. Si eso ocurriera veremos que el gotero flotará en la botella. No pasa nada: Lo extraemos, lo volvemos a calibrar y de nuevo a la botella

Antes de tapar la botella, un truco: Podemos afinar o regular la flotabilidad del gotero (y por tanto la sensibilidad de la alarma) con el siguiente recurso:


Hemos regulado o calibrado la flotabilidad del gotero añadiendo o quitando agua, gota a gota, y eso parece mucha precisión, pero he comprobado que no. Una gota más o una gota menos, que parece muy poca cosa, provocará que el gotero cambie mucho su flotabilidad. Y lo peor de todo es que entre gota y gota no tenemos una opción media, es decir, no podemos quitarle al gotero "media gota", o "un cuarto de gota". La tensión superficial del agua es la responsable de esto, de modo que una gota no saldrá del gotero hasta tener un tamaño determinado.

Antes de tapar la botella, la presionamos un poco (recuerdo que la botella no está del todo llena de agua). Al presionarla veremos que el nivel del agua sube un poco. Ahora ponemos el tapón (sin dejar de presionar la botella). Cuando el tapón esté bien cerrado dejamos de presionar la botella: Se crea un pequeño vacío, una pequeña depresión en la botella. Y puede ser suficientemente alto ese vacío como para provocar que el gotero suba.

En este caso volvemos a abrir el tapón y repetimos la operación pero haciendo menos vacío, hasta conseguir que el gotero no suba. Este método nos concede una afinación a ajuste tan preciso que podemos dar a nuestra alarma una sensibilidad de unos 10-15 milibares (algo que yo he comprobado experimentalmente).

Tal sensibilidad es bastante aceptable, pues si tenemos una presión de por ejemplo 1018 milibares (buen tiempo) el gotero subirá cuando la presión descienda a unos 1000 milibares lo cual no es una baja presión excepcional sino bastante discreta. Si la presión desciende a niveles menores, por ejemplo 985 milibares (lo que corresponde a una borrasca profunda) el gotero subirá aún con más motivo. Esto que acabo de decir es aplicable a mi localidad, prácticamente al nivel del mar (sólo unos 50 metros de elevación), pero si vives en una zona a 500 metros de altura en donde una presión normal es de 960 milibares y una borrasca comienza por debajo de los 945 milibares, te va a funcionar exactamente igual.

Una cosa muy importante de este experimento y que es la clave para que funcione o no: Este montaje debemos hacerlo en condiciones de anticiclón, de buen tiempo. Por ejemplo, en mi ubicación estaría bien una presión de 1016 milibares. Así, cuando baje la presión a, digamos 1000 milibares, el invento funcionará. Pero si haces este montaje en plena borrasca, lógicamente no funcionará, a no ser que la presión disminuya aún más a niveles de huracán.



6. ¿Cómo probar la la alarma?

A diferencia del buzo, que vimos era suficiente con apretar la botella, en esta alarma la cosa no es tan fácil, pues no hay que apretar, sino hacer vacío.

El truco de presionar la botella antes de cerrarla que vimos en el punto anterior puede servir para saber por donde van los tiros. Si deliberadamente hacemos más vacío de la cuenta veremos como el buzo sube.

Otra forma de probar dinámicamente la alarma es subir al monte con ella, cosa que hago en el vídeo. Salí de casa y me dirigí a un punto situado a una altura de entre 260 y 300 metros respecto de mi casa, y en ese punto se produjo la subida del buzo de una de las botellas de prueba.

Hay una regla más o menos válida para los primeros 1000 metros de atmósfera (los más bajos, los que están en contacto con la superficie terrestre): Cada 9 metros que ascendemos, la presión disminuye un milibar. Si hacemos la cuenta, en esos 300 metros que necesité para activar la alarma ocurrió un descenso de presión de: 300 metros / 9 = aproximadamente 33 milibares.

La verdad, me parece algo excesivo. Una borrasca potente puede provocar tal bajada de presión de 33 milibares y aún más, pero busqué algo para hacer la alarma más sensible, tal como unos 15 milibares. Ese "algo" es la forma de tapar la botella presionando y soltando después como digo en el punto 5 anterior.



7. Consejos para que no falle esta alarma

Te recuerdo las claves para que este experimento funcione lo mejor posible:

1) El montaje debe ser hecho en una situación de anticiclón, es decir, presión relativamente alta, se supone que con buen tiempo. En una zona costera o de poca altura, digamos unos 1018 milibares. Puedes consultar la presión atmosférica en tu localidad (o cerca de ella, no diferirá mucho) en tiempo real en cualquier página de Internet de meteorología.

Por ejemplo, para mi localidad consulté:

http://www.meteomurcia.com/

Cerré las botellas habiendo una presión atmosférica de unos 1018 milibares según la Web anterior. Espero que con una presión de unos 1005-1000 milibares se activen estas alarmas (hice más de una alarma).

2) Elije una botella de plástico que no sea muy recia.

3) Calibra el gotero con la máxima precisión que puedas

4) Termina de afinar la flotabilidad (o mejor dicho, la "hundibilidad") del gotero usando el truco del punto 5 de apretar la botella con la mano antes de taparla y soltando después. No te conformes con cualquier resultado, asegúrate que el gotero está a punto de flotar pero sin flotar

5) Si el tapón no cierra bien, cambia de botella. Si la botella no queda herméticamente cerrada este experimento será un fiasco.



8. El vídeo






9. Toda mi colección de vídeos de Youtube

En Youtube, una "lista de reproducción" es una colección de vídeos, normalmente de una misma temática. A continuación tienes mis listas de reproducción:











Mis redes sociales: